El todo lo eres tú

Te he visto crecer. Llevamos juntos toda la vida. Yo se que a veces no nos entendemos y que sufres por mi culpa. Te encantaría que nunca hubiese llegado a tu vida, que me echas la culpa de todo lo que te pasa cuando las cosas no salen bien. Hay días que me odias. Que te presionas, que yo te presiono o que los demás te presionan por mí. Y no quieres hacerlo, solo quieres disfrutar de mi porque te he llevado a lo más alto y ahora no eres capaz de encontrar lo que algún día te di. Las cosas se han puesto serias. Ya no lo haces por diversión como hace tiempo. Ahora tu meta es llegar a lo más alto.

Tus padres dicen que tienes que seguir, que la disciplina es lo mas importante, lo que te llevará a ser mejor. Tienes que renunciar a lo que tus amigos hacen, por mí. Salir menos, esforzarte más, no comer todo lo que te gustaría y no hacer cosas que te encantaría hacer, pero no puedes. Ahora yo soy tu vida, y yo se que veces no quieres, pero estamos juntos en esto desde siempre. Un día decidiste que ya no querías que fuese solo un juego, elegiste no renunciar, quisiste que estuviese contigo de verdad.

Yo se que a veces te doy disgustos, que soy el principal de tus problemas, que tu vida no tiene sentido cuando las cosas no salen bien. Y te hundes. Otros hacen las cosas mejor que tú y sufres. Encajan mejor conmigo y revientas. Sientes que no te has esforzado lo suficiente y que ya no eres el más importante. Pero también te hago la persona más feliz. Soy tu vía de escape. Cuando no quieres ver a nadie recurres a mí. Disfrutas de todas las experiencias que te regalo, y lleno de alegría tu vida porque sabes que merezco la pena.

Cuando te caigas será por mi culpa, sacaré lo peor de ti, a veces te llevare a tus límites y caerás en lo antideportivo por mi culpa. Te sancionarán, te criticarán, te expulsarán y te descalificarán. Perderás incluso a tus mayores apoyos. A veces no sentirás las piernas, los brazos, te costará respirar, creerás que no puedes más pero sí que puedes, porque si confías en mí serás el mejor. Nunca te abandonaré. Estaré siempre estaré contigo.

Sabes que solo yo te puedo hacer grande. Cuando nadas, cada brazada soy yo. Cuando corres en la pista, cada paso también soy yo. Cuando marcas un gol soy yo. Ese triple soy yo y ese revés también soy yo. Cuando ganáis yo estoy con vosotros y cuando perdéis también. Cuando te ponen esa medalla o ganas ese trofeo es gracias a mí. Los aplausos de todo el mundo, te los he regalado yo. Te llevaré siempre a lo más alto, a ser el más grande. ¿No me digas ahora que no estas enamorado del deporte?

Menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies