Vueltas ciclistas por Europa. Meses de ciclismo.

Emoción, esfuerzo, desgaste, carreteras infinitas, puertos míticos… Tan sólo son algunos de los términos que definen el deporte tan exigente que es el ciclismo.

Llegados los meses centrales del año, (desde mayo hasta septiembre) se concentran las carreras más importantes de la temporada en el ciclismo.

La primera gran carrera que se disputa es el Giro de Italia, la cual suele coincidir con el inicio del mes de mayo y se disputa durante tres semanas, agrupando un total de 21 etapas. En ella, se ‘colecciona’ la mayoría de los puertos más imponentes y espectaculares del mundo del ciclismo con nombres como ‘Mortirolo’ o ‘Passo di Gavia’. La belleza de esta carrera es grandiosa, pues aún hay años que las condiciones no son plenamente veraniegas y las cimas recogen días con nieve, lluvia o niebla que hacen de las etapas jornadas para la historia del ciclismo.

En el mes de Julio se disputa la carrera más importante y mediática del mundo del ciclismo: el ‘Tour de Francia’. La ‘’grand boucle’’ reúne a los mejores ciclistas del planeta para tratar de llegar como líder de la carrera a la etapa final de los Campos Elisseos de París.

La carrera cuenta con 21 etapas en tres semanas en las que encontraremos grandes llanuras sobre el macizo central francés, etapas contra-reloj para los especialistas y grandes puertos para los mejores escaladores.

La variedad de terreno del país galo abre un amplio abanico de posibilidades a la hora de combinar recorridos. Las etapas de montaña de la ronda gala suelen discurrir en los dos sistemas montañosos más importantes de Europa; Pirineos y Alpes. La repercusión sobre los medios de comunicación es brutal; miles de periodistas de todo el mundo se reúnen para narrar las míticas etapas francesas buscando que los protagonistas sean paisanos y sin duda es una gran carrera que emociona a más de uno.

Por último, pero no menos importante, encontramos la Vuelta a España, la última carrera de tres semanas que se disputa en Europa. Entre el mes de agosto y septiembre se juntan sobre las carreteras sinuosas y divertidas numerosos aficionados que darán un último apoyo a los ciclistas para ganar las etapas en los emocionantes finales de carrera que suelen darse en la Vuelta a España. Las piernas ya pesan tras la suma de esfuerzos de toda la temporada, por lo que los desfallecimientos, los ataques a la heroica y las victorias ‘in extremis’ se dan casi cada año en la ronda española.

En conclusión, llega la época de un deporte mágico, vibrante y que lleva a los deportistas al máximo de esfuerzo, provocando unas fuertes emociones en todos aquellos que lo vivimos como si estuviésemos presente en cada etapa de cada carrera.

¡Viva el ciclismo!

Escrito por Javier Jiménez Fernanz 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies